LOS SENDEROS DEL AGUA  

2013-2015

LOS SENDEROS DEL AGUA

LA HISTORIA

Igual que varios senderos de agua acaban juntándose y dan lugar a un río, cuando varios actores se juntan y trabajan juntos también dan lugar a un nuevo cauce, a un nuevo río, juntando sus senderos particulares en un único cauce. Con el nombre de Los senderos del agua se pretendía crear un equipo de trabajo donde se aunase lo pedagógico y lo experimental. Un laboratorio permanente de búsqueda y trabajo guiado por Etelvino Vázquez y el Teatro del Norte.

A lo largo de los últimos quince años, en los diferentes cursos impartidos por Etelvino Vázquez y el Teatro del Norte, se ha ido formando un grupo de alumnos que han mantenido, a lo largo del tiempo, un contacto pedagógico con Etelvino Vázquez y que han intentado, aunque casi siempre de manera infructuosa, que ese contacto tuviese una continuidad clara en el tiempo.

Varios fueron los intentos de crear un grupo de trabajo: los Encuentros Magalia, las residencias de creación de Laboral Escena, etc. Pero todo fueron intentos infructuosos.
Finalmente, y a principios del 2012, hay la voluntad y la necesidad de que el grupo pueda encontrase y realizar un Laboratorio de creación e investigación.

El Laboratorio recibe el nombre de Los senderos del agua y trabajaría sobre dos hipótesis fundamentales del arte del actor:

  1. El entrenamiento como una herramienta fundamental de la formación actoral.
  2. La Dramaturgia del Actor como una herramienta fundamental de la creatividad actoral.

En estos momentos en que el concepto de entrenamiento (training), concepto y práctica fundamental en el teatro de la segunda mitad del siglo XX, ya casi ha desaparecido o ha caído en desuso, queremos plantearnos nuevamente su estudio y practica. Como elemento fundamental de la formación del actor. Y lo mismo podríamos decir del concepto de Dramaturgia del Actor – concepto que aparece por primera vez en el teatro europeo a partir de los años ochenta del siglo veinte -, como una herramienta imprescindible para el desarrollo de la creatividad del actor, frente al trabajo del director, el texto y el resto de elementos que intervienen en una representación. Construir su propio entrenamiento y construir su propia dramaturgia constituyen la base de la autonomía del actor y le otorgan la importancia y presencia que debe de tener en la creación de todo espectáculo teatral.

En principio nos propusimos realizar cuatro Encuentros de Trabajo, cuatro Laboratorios, a lo largo de los próximos años y hasta 2015 hemos realizado dos, siempre en La Nave de El Duende de Casar de Cáceres.

  • Proyecto Lorca (enero, 2013)
  • Proyecto Edipo (septiembre, 2014)
  • Proyecto Segismundo (enero, 2015)

Laboratorios que realizan experiencias de este tipo, y que nos han servido de modelo e inspiración, existen en Lugano (Suiza) en el Teatro delle Radici que dirige Cristina Castrillo y que ha realizado un proyecto de este tipo sobre Shakespeare. Lo mismo en Pordenone (Italia) impulsado por Claudia Contin y Ferruccio Merisi con su Scuola Sperimetale dell´Attore sobre la Comedia del Arte. En Mendoza (Argentina) La Rueda de los Deseos en su Centro de Investigación y experimentación teatral, Argonautas, realizaron un trabajo similar.

Los senderos del agua nacieron sin una sede fija, con vocación de itinerancia, que permita juntarse a actores y actrices de diferentes puntos de España en una especie de ejercicios espirituales teatrales y que nos permita, sobre todo, aislarnos y de ese modo realizar un trabajo más profundo y concentrado. En La Nave de El Duende, en Casar de Cáceres hemos encontrado el espacio ideal.

Los senderos del agua cuenta con actores y actrices de de Asturias, Galicia, Andalucía, Cantabria, Madrid, Extremadura y Cataluña.

Los senderos del agua está formado por: Antonio Sarrió, Mario Benitez, Susana Carnero, Casilda Alfaro, Manu Lobo, Cesar Alonso, Marc Torrens, Pablo Venero, Marta García, Zoraida Casas, Elena Mora, Ruben Arcas, Cristina Fernandez, Carmen Lopez , Isabel Parejo y Etelvino Vázquez.

Etelvino Vázquez

PRIMER ENCUENTRO EL DESEO: PROYECTO LORCA

 

Laboratorio en la Nave del Duende en Casar de Cáceres entre el 2 y el 7 de Enero de 2013.

 

 

CONSIDERACIONES

  1. ¿Qué es la creatividad de un actor? ¿Qué es un actor creativo?
  2. ¿En que reside la creatividad de un actor ? ¿En algo interno? ¿En algo externo?
  3. ¿Con miedo se puede ser creativo?
  4. ¿Se puede ser creativo sin herramientas de actor? Resulta imposible.
  5. Cada uno de nosotros tenemos herramientas de actor diferentes, vocabularios diferentes, idiomas diferentes. ¿Podemos entendernos? ¿Podemos dialogar? Una ilusión.
  6. El entrenamiento conjunto como el único camino para conseguir un lenguaje común, o al menos similar. El entrenamiento como instrumento de integración y de dialogo.
  7. La diferencia de edad, y por tanto de experiencia, ¿va a favor o en contra? ¿No será también una ilusión pensar que esa diferencia es enriquecedora? ¿No resulta un dialogo imposible esta intergeneracionalidad?
  8. Escuchar. Escuchar de verdad. Sentir. Y que lo que escucho produzca algo en mi, en mi interior, y que se haga visible fuera. ¿O es que en mi interior no hay nada?
  9. La competencia y el contagio. Todos quieren estar a la altura y eso trae que se contagien unos con otros. Se pierde la riqueza de varias visiones, de varios estilos, de varias formas. ¿Cómo crear sin perder lo propio? Pero, ¿qué es la voz propia?
  10. Mi idealismo choca contra la cruda realidad. Formación escasa, estilos diferentes, lenguajes diferentes, lugares comunes por mi parte. Demasiado miedo y todo el respeto previsible. ¿Es posible crear sin libertad? ¿Y sin herramientas?
  11. ¿Cómo crear tu propia dramaturgia con tus materiales de actor? ¿Dramaturgia propia, estilo propio? En la muestra la dramaturgia de cada uno – la manera de organizar sus materiales, -estaba visible. Yo solo hice el montaje, como en el cine. Cada uno de vosotros erais dueños de vuestro propio material, de su forma exterior y de su significado interior. Cada uno erais dueños de vuestra propia dramaturgia.

Pese a mis peros, ahora creo que ya somos un río. Un río pequeño al que le quedan aún muchas leguas por recorrer. Hasta Cáceres solo éramos senderos de agua que se bifurcan, pero ahora ya formamos un río, pequeño, pero río.

Creo que tras la experiencia de Cáceres hemos puesto las bases para un trabajo posterior, pero ya con algunos puntos comunes, algún vocabulario, sin miedo, con ganas.

El siguiente encuentro, si lo conseguimos en 2013, debería de estar dedicado a la voz. La voz como algo más allá del cuerpo, la voz como un río que nunca acaba de pasar.

De todo corazón, gracias a todos.

 

Etelvino Vázquez

Lugones, 16/01/13

SEGUNDO ENCUENTRO: PROYECTO EDIPO

Lo primero también, agradecerte yo a ti la confianza que depositaste en mí ya en los primeros encuentros. Egoístamente, estos segundos senderos han sido para mí como una tabla de salvación. De no ser por la ilusión que tenía en participar, ¡a lo mejor me quedaba en Buenos Aires! La verdad es que el entrenamiento diario y los días que pasamos en Casar, me han sabido a gloria, a pesar del cansancio, de la falta de sueño y demás. Me siento privilegiada por poder trabajar contigo Etelvino, y con los demás, por supuesto. Mis conclusiones serían las siguientes (si sigo el orden que nos has propuesto):

  1. Yo pienso que es muy enriquecedor que haya distintas edades y distintas experiencias. Pero claro, mi experiencia es limitada y me parece que no estoy en disposición de opinar al respecto. De todas formas, lo que creo que es muy necesario para avanzar, y más dado el poco tiempo del que disponemos, es de una actitud común de trabajo, humildad y pura voluntad. Y quizá también el tener una gramática de trabajo y pensamiento o lenguaje similar.
  2. Se ha notado mucho la presencia de gente nueva. Es evidente, yo he extrañado mucho a los ausentes Efectivamente he notado una falta de energía y conexión entre nosotros. El grupo no estaba tan cohesionado y sintonizado como la otra vez. Y eso se notó bastante y también ralentiza las cosas. Esta vez no he sentido que casa uno aporte su cauce al torrente, sino que al menos, hemos sido capaces de mantenerlo con agua.
  3. De alguna forma, la idea de la muestra me gusta, pero también la idea de una clase abierta. Estaría de acuerdo con ambos formatos. Pero quizá es verdad que de alguna forma agobia el llegar a un resultado, pero eso también nos “conduce” de alguna forma. Sé que resultaría difícil, pero a lo mejor alargar un día más la experiencia ayudaría a restar presión. No lo sé…
  4. Totalmente de acuerdo con la idea de retiro espiritual; y creo que ahí se sintió de nuevo la desconexión de ambos cauces.
  5. Igualmente, me fascina la idea del entrenamiento. Me fascina y me encanta tener la oportunidad de llevarlo a cabo. Teniendo en cuenta que yo llegué con un estado un poco extremo, es curioso que, a pesar del cansacio, la falta de sueño, los dolores musculares… estaba (y estoy) ansiosa por seguir entrenando.
  6. Me encanta la nueva espina vertebral “soñadora” de los siguientes encuentros. Personalmente te confieso que me siento más implicada y atraída por este nuevo reto que con el de Edipo. Y aliviada, porque en algún momento allí en Casar. pensé que decidirías no continuar. Solo me queda, Etelvino, agradecerte que contaras conmigo en este proyecto. No puedo sentirme más que agradecida de tener la oportunidad de trabajar de esta forma. Solo espero que los siguientes Senderos no se dilaten tanto y vengan muy pronto. Cuenta conmigo para lo que sea. ¡¡Un abrazo enorme!!

TERCER ENCUENTRO LA VIDA ES SUEÑO: PROYECTO SEGISMUNDO

Existe el otro teatro, aquel que no tiene recursos mediáticos para venderse, ni tampoco cuenta con intérpretes famosos. Sin embargo posee un elemento primordial en su gestación, y es su rebeldía. ¿Qué es un rebelde? Según Camus, “un hombre que dice no.” Y para mí el teatro, el otro teatro, mantiene aún esa capacidad de proponer un cambio. No le interesa solo entretener o buscar reconocimiento. Se sabe incómodo pero no abandona su tarea. Por eso es necesaria su presencia en el panorama teatral.

Mario Delgado
Grupo Cuatrotablas
Perú

El grupo de trabajo teatral Los Senderos del Agua realizará su tercer encuentro en 2015. Y aunque los dos anteriores fueron en Casar de Cáceres, gracias a la enorme generosidad de La Nave de El Duende, las dos fueron muy diferentes, tanto en contenido como en participantes.

  • El primer encuentro estuvo dedicado al tema del deseo y a “Bodas de sangre” de García Lorca.
  • El segundo encuentro estuvo dedicado a la identidad y a “Edipo Rey” de Sófocles.
  • En el primer encuentro se trabajó fundamentalmente el entrenamiento y la improvisación.
  • En el segundo encuentro se trabajo más la composición y la estructura dramatúrgica.
  • En el primer encuentro todos los participantes ya habían asistido a varios cursos con Etelvino.
  • En el segundo encuentro aparecieron participantes nuevos y algunos de los fundadores no pudieron venir.

Resulta muy complicado que todas las agendas de los participantes en los Senderos del Agua se puedan ajustar para coincidir todos en el mismo tiempo, pero es el riesgo que se corre en este tipo de encuentros basados fundamentalmente en la voluntad de trabajar juntos.

El tercer encuentro será, pues, diferente, tanto en participantes como en trabajo, lo que le sigue haciendo estimulante e interesante para todos. Frente a los ejercicios espirituales tradicionales lo que nosotros proponemos son unos ejercicios teatrales donde se despliegue y ponga a prueba nuestra creatividad como actores, como hombres y mujeres del teatro, sin la obligación de un resultado, sin la premura de un montaje. Un trabajo sin espectadores (y si lo hay no serán espectadores, sino testigos), un trabajo sobre uno mismo, un trabajo individual, un trabajo sin la finalidad de un espectáculo, un trabajo sobre el yo, sobre la propia energía creativa.

PROYECTO SEGISMUNDO

Dice Jorge Eines en la clase inaugural para el curso 2014/2015: El cuerpo no dice yo, el cuerpo hace yo. Este es el problema de la formulación teórica-técnica que debería en nosotros incentivar tanto en la práctica como en la teoría una búsqueda donde aprendamos a interrogar nuestros cuerpos. Cuando digo interrogar a los cuerpos no quiero decir algo bien diferente a interrogar a las palabras, a interrogar a los textos. Nosotros venimos del teatro de los significados. Un teatro que nos ha hecho creer que el problema del actor tiene que ver entender y luego hacer. Pero un actor cuando está preparado para entender un texto sólo está preparado para eso. Para entenderlo, ¿cómo hacer para que el cuerpo aprenda a decir yo, cómo hacer para que el cuerpo aprende a decir este personaje lo he creado, este personaje es mío, y tiene que ver con mi cuerpo y con mi cabeza? ¿Cómo aprender a ser interrogadores de nuestros cuerpos?

Y de eso tratará nuestro tercer encuentro del yo y de nuestra profesión, si es real o imaginaria. ¿El yo como presente absoluto, como realidad, el teatro, la profesión, como un sueño? Una dicotomía en la que constantemente nos movemos: sueño y realidad.

Y en esa misma dicotomía se mueve Segismundo. ¿Cuándo es más Segismundo? ¿Cuándo esta en la cueva o en el palacio? ¿Qué es más real para Segismundo la cueva o el palacio?

Por eso la obra que nos acompañará en este tercer encuentro será “La vida es sueño” de Calderón de la Barca.

Y cuando hablamos de sueño no pretendemos hablar solamente del espejismo del teatro, de si nos movemos constantemente en el sueño de que hacemos teatro, de que somos profesionales. Hablamos también de nuestra condición de artistas, de nuestra creatividad. ¿Dónde habita nuestra creatividad en la realidad o en el sueño? ¿Con que creamos con la realidad o con el sueño?

Por todos estos peñascos, donde se encontraba preso Segismundo, han de correr nuestros senderos, nuestra particular corriente de creatividad, brincando de piedra en piedra, elevándonos y manteniendo los pies en tierra, realidad y vigilia, realidad y deseo. ¿Qué nos empuja, la realidad o el sueño? ¿Cómo convivir con esta dicotomía?

Pero todo este trabajo sobre “La vida es sueño” tiene que ser inseparable de nuestro entrenamiento, de la búsqueda personal de cada uno, y que da forma y sentido a su sendero. El entrenamiento como ese espacio de creación y de búsqueda que nace en Europa a partir de los años sesenta. El entrenamiento como el espacio particular donde cada actor trabaja fundamentalmente consigo mismo (“El trabajo del actor consigo mismo”, que escribió Stanislavsky), con su energía, dándole forma y contenido. Energía real o personal y energía soñada o vivida por medio de un personaje.

El entrenamiento como vínculo de unión entre todos los miembros que formamos Los Senderos del Agua.

El entrenamiento como lenguaje común que nos permite mantener un dialogo entre iguales, aunque cada uno de nosotros seamos de procedencias y experiencias teatrales bien diversas. Un dialogo a través del cuerpo, del yo, que constantemente nos lleva del yo que somos al yo que nos gustaría ser, al yo que soñamos. Un trabajo individual donde se unen lo profesional, la realidad, y lo imaginario, el sueño.

¿Segismundo sería el mismo Segismundo si no viviese esa situación dual de cueva y palacio? Lo mismo le ocurre al actor, nos ocurre a nosotros, que tenemos que trabajar constantemente con esa dualidad: cuerpoemoción, realidad/ficción, interior/exterior. Sin la cueva y el palacio Segismundo sería otro personaje. El actor no es actor sin el trabajo visible y el trabajo invisible, sin el cuerpo, la emoción y la mente.

PLAN DE TRABAJO

  1. El río del entrenamiento. Trabajo personal que una vez más podremos en común con el resto de participantes. De esta forma lo individual y lo colectivo se funden en un solo trabajo.
  2. El río icnográfico. Trabajo iconográfico del cuerpo humano a partir de diferentes imágenes de la pintura, el deporte, la fotografía. Se trata fundamentalmente del trabajo de composición corporal. Este trabajo es común a todos los actores en la composición de un personaje.
  3. El río de improvisación. Trabajo de improvisación individual a partir de un tema, un objeto, una imagen, una música, un texto. Trabajo sobre la acción psicofísica. Este, sin duda, es el autentico trabajo creativo del actor donde se aúnan lo corporal, lo mental y lo emocional en un mismo espacio y tiempo. El trabajo es doble: crear la improvisación y luego fijarla.
  4. El río de la estructura dramatúrgica. Trabajo a partir de “La vida es sueño” de Calderón. Trabajo sobre el personaje de Segismundo y sobre el juego constate de sueño y realidad. En este trabajo ponemos en relación las diferentes improvisaciones individuales una vez fijadas. Cada actor aporta al río común el agua de su creación y de su energía. Los senderos de cada uno terminan formando un río común.
  5. Muestra del material creado a un posible espectador que no es espectador, sino testigo del trabajo y no espectador de un espectáculo.
  6. Coloquios y conversaciones internas sobre sueño y realidad en nuestra práctica teatral cotidiana. ¿Hacemos teatro en medio de un sueño o hacemos teatro en una realidad cada vez más asfixiante? ¿Seguir en el sueño o aceptar la realidad? ¿O es que el teatro históricamente siempre ha sido una actividad del sueño y no de la realidad? Si es así ¿cómo vivir en el sueño en medio de estos años sombríos que nos ha tocado vivir?
  7. Conclusiones.

Este trabajo no se desarrolla de modo lineal, sino que el entrenamiento y la improvisación siempre van a estar presentes todos los días. Solamente en la segunda parte del encuentro se comenzará a trabajar con la dramaturgia y la composición.

Los coloquios y conversaciones, lo mismo que el visionado de algunas películas y documentales, lo realizará el grupo por las noches, una vez terminado el trabajo físico.

Los senderos del agua
Etelvino Vázquez
Lugones, 06/01/15